Olivares y pinares

Home/Entorno natural/Olivares y pinares
Olivares y pinares 2017-03-07T11:00:01+00:00

Project Description

Pinares y olivares

PINARES
Valdemoro cuenta con más de dos millones de metros cuadrados de pinares que se concentran en siete parajes de su término municipal que lo salpican de Noreste a Sureste: El Portillo, el Cerro de la Piedra, laderas de Valderremata, Cabeza del Águila, Cerro de la Mira, El Carrascal y el Cerro Mojón.

Siglos atrás estos pagos constituían la zona de explotación agrícola del concejo, en los que se cultivaban viñedos, cereales y olivos tal y como se refleja en el Catastro de Ensenada (1752) y en las Relaciones Individuales de la Propiedad Rústica de 1853 que custodia el Archivo Municipal.

Actualmente el sello de identidad de todas estas áreas es el pino carrasco (Pinus halepensis), única variedad que se plantó durante la gran reforestación que se llevó a cabo en 1980 y también en las posteriores.

El pinar más grande de Valdemoro es el del Cerro de la Mira (76 hectáreas) y está situado al sur de la M-404. Al mismo se accede por los dos caminos que lo flanquean, Valdajos y el Buzque. Es, además, la cota más elevada del término municipal (712 m.) lo que le convirtió en un punto estratégico durante la Guerra Civil. Desperdigadas por la zona quedan aún ruinas de numerosas trincheras y la llamada Cueva de la Marquesa, una bóveda de piedra de poco más de un metro de altura que sirvió de refugio a los pastores.

Este altozano cuenta además con una buena mata de encinas que son el inequívoco indicio de lo que en otros tiempos debió ser un frondoso encinar.

El Cerro de la Piedra es el segundo pinar en importancia del municipio (46 hectáreas). Está situado al noreste del casco urbano y es de fácil acceso desde el Polideportivo Municipal, hasta el que también se prolonga el paraje de El Portillo, que parte de la confluencia de los caminos de Gózquez y Valdesanchuela hasta el parque Bolitas del Airón. La proximidad de ambos al centro y a la estación de Cercanías los convierte en un espacio idóneo para pasear y disfrutar de una jornada campestre.
También muy accesibles son las laderas de Valderremata (17 hectáreas) desde las que se divisa una completa panorámica del parque Bolitas del Airón. Para llegar a este paraje –una estrecha franja entre el camino de Ciempozuelos y el Olivar de Valderremata- no es necesario cruzar la vía del tren.

El resto de pinares se encuentran en la margen derecha de la A-4 en la dirección a Andalucía. Al Cerro de la Cabeza del Águila, junto a la M-404 Chinchón-Navalcarnero, se accede desde El Restón y el Juncarejo, por los caminos de la Carreruela y Valdajos, respectivamente.

Y cruzando la carretera comarcal que bordea por el Sur la Cabeza del Águila, se llega a los demás parajes pinariegos. Prácticamente de cada camino que surge de la vertiente sur de la M-404 parte un sendero con destino a un pinar.

El Carrascal es punto de referencia para el avistamiento de avutardas y perdices mientras que el Cerro Mojón, además de la importancia paisajística de su masa forestal -en la que los pinos carrascos comparten espacio con chaparros y encinas jóvenes- destaca por las vistas de Valdemoro que se divisan desde su cima.

OLIVARES
El olivo (Olea europaea) ha sido históricamente un cultivo habitual en Valdemoro. Actualmente cuenta con varios pagos en los que predomina este árbol secular, todos ellos muy próximos al casco urbano, como Los Blancares, Valderremata, El Caracol, el Cerro del Telégrafo, El Majuelo, Valdeortigas y Valdajos. Los más atractivos paisajísticamente son:

  • La zona baja de Valderremata. Situada al este de la A-4. A la misma se accede desde El Caracol por debajo de la autovía o desde el Valle de San Sebastián por el camino de los Pocillos, que sale junto al colegio Fuente de la Villa.
  • El Cerro del Telégrafo. Tiene olivos en la parte alta y almendros en la base. Es de fácil acceso desde el Polideportivo Municipal y está junto al cerro del Portillo.
  • El Caracol. Está comprendido entre la circunvalación sur y el paseo del Juncarejo.
  • Los Blancares. Dos cerros ubicados en el margen derecho de la A-4 en dirección Sur, entre el camino de Valdajos y la cuesta del Buzque, que suman 75 hectáreas de olivar. Destacan en el entorno por el contraste entre el color blanco del terreno -característica de la que toma su nombre y que seguramente se debe a la presencia de restos yesíferos- y el intenso verdor de la masa olivarera.  El origen de estos olivares como tal se remonta más de una centuria si bien estas tierras fueron desde el siglo XVI propiedad de las familias más ilustres del municipio. Actualmente son propiedad de El Corte Inglés.

| Datos de interés

| Situación:
Varias ubicaciones.

| Uso:
Espacio Natural.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR